Grupo APAG » Noticias » El secretario general de APAG aboga por reforzar los pueblos cabecera y comarcalizar servicios básicos

El secretario general de APAG aboga por reforzar los pueblos cabecera y comarcalizar servicios básicos

30 septiembre, 2020

El secretario general de APAG , Antonio Torres, compareció ayer en una sesión de la Comisión no permanente de estudio para el Pacto contra la Despoblación, de las Cortes de Castilla-La Mancha.

En su comparecencia expuso la peculiar situación de la provincia de Guadalajara, con 288 municipios,(además de otros tantos núcleos de población) de los cuales 180 tienen menos de 101 habitantes, situación que difiere mucho de otras provincias de la región como Ciudad Real con apenas un centenar de municipios y de tamaño mucho mayor.

Torres planteó varias preguntas para su análisis y reflexión por los miembros de la Comisión, como si es asumible esta estructura de municipios,? o ¿qué se quiere y/o puede hacer con todos estos pequeños pueblos, algunos de menos de 10 habitantes, que pierden población año tras año?

Como propuesta para intentar frenar esta tendencia en nuestro medio rural, desde APAG se planteó reforzar los municipios cabecera, creando una estructura similar a la de los 9 partidos judiciales en los que se estructuraba la provincia antiguamente y comarcalizar los servicios básicos, de modo que esos municipios puedan dar servicio a su vez a los de toda la comarca. Para ello sería imprescindible que en ellos existan entre otros servicios:

  • Hospitales comarcales, Centros educativo y Guarderías
  • Transporte público (no podemos estár suprimiento líneas de autobús y tren)
  • Residencias y/o centros de día para mayores
  • Una Ventanilla única de la Administración (al menos) para realizar cualquier tipo de gestión o trámite administrativo y ofrecer información y asesoramiento.
  • Centros de Servicios Múltiples, biblioteca, salas de trabajo y/o estudio, salón de actos, zona wifi, espacio joven, etc…
  • Instalaciones deportivas, atractivas modernas y de calidad
  • Servicios de seguridad y emergencia  (bomberos, helipuerto, guardia civil…)
  • Delegaciones de organismos públicos
  • Museos, oferta cultural itinerante…
  • Polígonos industriales con todos los servicios

El Secretario General de APAG hizo hincapié en que “la agricultura y la ganadería, así como la agroindustria y la empresa agroalimentaria, siempre han estado en la base del desarrollo rural y deberían seguir estando ahí” y citó el ejemplo de Embutidos Atienza, una fábrica de embutidos con medio centenar de trabajadores en un pueblo de la Sierra de Guadalajara, con 430 habitantes.

MANIFIESTO DE SIGÜENZA

Además hizo alusión al Manifiesto de Sigüenza, que recoge en un decálogo, medidas concretas como conclusión al I Foro de Desarrollo Rural, celebrado hace dos años en esa localidad.

En el epicentro de las propuestas formuladas está la discriminación positiva para los habitantes y empresas del medio rural. “Algo que a estas altura parece admitido y necesario si queremos revertir la tendencia y ganar población”, señaló.

Torres señaló como ejemplo otras experiencias de éxito como la de Higlands an islands Entrerprise, iniciada en 1965 en Escocia, cuando constataron con una enorme capacidad de previsión, que el problema de la despoblación en las tierras altas de Escocia “resultaba endémico y llevaba camino de resultar irreversible.”

Algunas premisas de éxito de esta iniciativa han sido:

  • La planificación a medio y largo plazo,  siempre en contacto con los socios locales,
  • La presencia y acción directa sobre el territorio, donde han implantado una auténtica cultura del emprendimiento y del optimismo.
  • La cultura de la cooperación con instituciones públicas, empresas privadas, organismos europeos, etc, siempre desde la autonomía y la independiencia política.
  • La Eficiencia, responsabilidad y control, midiendo exhaustivamente la relación coste-efectividad, monitorizando y evaluando todas sus acciones incluso en el medio y largo plazo.

Para terminar recordó que el problema y sus causas están estudiados e identificados y las posibles soluciones están sobre la mesa , por lo que falta comenzar a legislar para ponerlas en práctica;  y desde luego -y sin eso no deberíamos estar aquí hablando-, asignación económica suficiente a través de un ambicioso plan de inversiones para salvar a nuestro medio rural, comentó.