Grupo APAG » Noticias » La Asociación Provincial de Apicultores celebró su Asamblea

La Asociación Provincial de Apicultores celebró su Asamblea

31 enero, 2013

La Asociación Provincial de Apicultores de Guadalajara ha celebrado su Asamblea General Ordinaria, correspondiente al ejercicio de 2012. El presidente, Angel López Herencia destacó el buen trabajo de la ADS apícola de la Asociación, que se demuestra por el descenso de varroa en las colmenas, cuya incidencia en 2012 fue del 0%.

La Asociación Provincial de Apicultores de Guadalajara ha celebrado su Asamblea General Ordinaria, correspondiente al ejercicio de 2012, que tuvo lugar en la sede de APAG el pasado viernes, día  25 de Enero de 2013.

Tras escuchar el informe del tesorero, la Asamblea aprobó el balance de cuentas de la Asociación del año 2012, que cerró con superavit. 

En el Informe del Presidente, Angel López Herencia informó sobre las reuniones mantenidas con las diferentes administraciones: Junta de Comunidades y Ministerio de Agricultura, así como las reuniones sectoriales en Asaja. También informó de la creación de Intermiel, la organización interprofesional apícola que defiende los intereses del sector. 

Acto seguido se  anunciaron los viajes previstos para este año por la Asociación. En principio se ha programado un viaje a Portugal para visitar explotaciones apícolas en el país vecino y un viaje al País Vasco para conocer de cerca el problema de la avispa velutina.

También está previsto asistir a la próxima edición de Apimondia que se celebrará en Kiev (Ucrania) del 29 de Septiembre al 4 de Octubre de 2013 y que acogerá el XXXXIII Congreso Internacional de Apicultura.

A continuación la veterinaria de la Asociación, Dolores Moreno, presentó su informe técnico, en el que ofreció información detallada sobre el Plan Apícola Nacional presentado por la Asociación, al que se acogieron 380 apicultores y 23.125 colmenas en la provincia de Guadalajara, en 2012. En el estudio histórico presentado sobre la evolución en el número de apicultores y número de colmenas acogidas a este Plan desde 1998, se vio como la evolución ha sido al alza alcanzando el mayor número tanto de apicultores como de colmenas en 2012., si bien es más baja la relación de número de colmenas por apicultor acogidas al Plan.  Los apicultores de la Asociación han recibido una subvención de 2,50 euros por colmena para  los tratamientos contra la Varroa, con Apivar o con Apiguard ( apicultura ecológica).

 

La veterinaria  informó también sobre el funcionamiento de la Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) Apícola de la Asociación, constituida en 2006 y que se encarga de llevar a cabo un programa sanitario común, y expuso a los asistentes los resultados de los análisis realizados sobre las enfermedades detectadas en las colmenas el  pasado año. De las 26  muestras de abejas analizadas, la mayor parte de ellas en el Centro Apícola Regional de Marchamalo, el resultado obtenido fue el siguiente: 

• Nosema ceranae: 84.60 % 

• Paenibacillus larvae: 7.69 %

• Sin patógenos: 7.69 %

• Varroa: 0% .Este dato supone sin duda una buena noticia y en palabras del presidente de la Asociación, refleja el buen trabajo de la Asociación, ya que no ocurre lo mismo en otras provincias.

 

Otros asunto tratado fue la Ley de Tasas y precios públicos de Castilla-La Mancha, publicada el 1 de Diciembre de 2012 y que también afecta a los apicultores, como por ejemplo en la expedición de documentos y certificados (guías de traslado: 0,05 euros/colmena), las tasas por autorizaciones y registros, por modificación del Libro de Explotación: 15 euros, por autorización y registro de transportista y medio de transporte: 20 euros y por Autorización del medio de transporte: 8 euros, así como las tasas por análisis de muestras: 

Por último se habló del problema de la Avispa Asiática o  Vespa Velutina Nigritorax, una especie invasora procedente de China, el norte de la India e Indonesia que llegó a España en 2004 a través de Francia y se alimenta fundamentalmente de abejas. Por su agresividad y voracidad es capaz de diezmar una colonia de abejas, por lo que se ha convertido en una preocupación para los apicultores.